"SIETE ARTES"

"SIETE ARTES"

viernes, 29 de diciembre de 2017

MURO DE ESCRITORES: "OLEAJE" por Viviana Ibrahim


Durante todo el año se encuentra abierta la inscripción para los Workshops de artes a distancia del blog educativo Siete Artes, llevados a cabo en la plataforma virtual https://cursosarte17.milaulas.com

Nuestros Workshops y Cursos están dirigidos a aficionados y amantes del cine, las letras, las artes y las comunicaciones. Para participar en ellos no es necesario tener experiencia en el rubro, ni grados académicos previos.

Los workshops son una moderna propuesta para el aprendizaje, de modalidad intensiva en un día de duración y tenemos disponibilidad horaria para que puedas hacerlo compatibles con tu jornada laboral.





MURO DE ESCRITORES: 
"OLEAJE"

por Viviana Ibrahim



Mientras a José lo perseguían los perros, pensaba en María. El tarascón recibido la primera vez que saltó la cerca lo acompañaría, en nombre del amor, hasta el último día. Convencida de que el olor a hospital corroe hasta el nombre, paseó su mano sobre aquella cicatriz protegiéndolo así de un eventual robo. Y cuando él ya no pudo responder, fue ella quien se encargó de nombrarlo a pesar del fastidio de los médicos que, apresurados, lo llamaban paciente a secas.
También ella sabía de huidas, pero de las otras, de las que apresan en círculo hasta quitar el aire sin saltos que te salven de ser bocado. Lo aprendió siendo pequeña, cuando su padre decidió embarcar rumbo a la lejanía del mundo de María, llevando como único equipaje una familia desnuda.
Hacía tiempo que el escaso trabajo en el campo había traído de invitado, a la mesa familiar, un crujido en las entrañas que ni la leche merengada lograba apaciguar. Una noche, Don Carlos reunió a su esposa e hijos en torno al leño encendido. Acercó las manos a la tímida  luz de las llamas para que todos los presentes pudieran apreciar la veracidad de la desgracia.  Habló de lo limpias que se encontraban, de la casi suavidad insolente que las amenazaban y tras cada palabra obligó de a uno por vez, a palparlas. María no entendía por qué había que entristecerse por unas manos saludables, menos aún la insistencia de su padre en que aquello era una mala señal. Giró su cabeza en busca de alguna respuesta pero su madre ya no estaba allí. Los ojos inmensos parpadeaban apenas ante algún crispar, absorta en un mundo inentendible parecía consumirse al compas del fuego. Fue repentino. En algún intervalo entre crepitares y parpadeos, María descubrió que las marcas que Don Carlos reclamaba habían viajado hasta el rostro de su madre. Allí, a la vista de todos, surcos y sombras danzaban la resignación. Se mordió los labios para no gritar, y a la hora del sueño acurrucó el secreto bajo la almohada.
Antes de que María pudiese memorizar su fecha de nacimiento o aprender el lenguaje extraño del reloj, se encontró parada en el muelle junto a sus padres. Los hermanos revoloteaban alrededor de la falda de su madre inmersos en una realidad de bandidos, con armas de dedos sucios y mocos en los puños. La niña escondía una muñeca, sujetándola con la rigidez de sus brazos pegados al cuerpo, mientras observaba el bamboleo de las embarcaciones en la inmensidad del agua. Aquello no parecía representar un peligro para nadie, las personas del lugar continuaban trabajando sin prestar la menor atención a esa familia que aguardaba en el mismo lugar desde hacía largo rato. Don Carlos, en cambio, notó  la amenaza, pero fuera del mediterráneo, en la propia María y allí mismo enseñó la rudeza que aún habitaba sus manos. Su madre permaneció parada sosteniendo con firmeza a sus dos hermanos que se burlaban de ella, mientras el silencio de esos ojos descalzaba el alma de María frente a una masa de curiosos que no quisieron perder detalle del espectáculo ofrecido sin  entradas. Y allí quedó por siempre la infancia, tendida en el suelo con el brazo de trapo roto, viéndola partir.

 De fugas imposibles están también aquellas que suceden cuando lo que estalla es el mismo sol. Y aunque los ojos entrecerrados se empecinen en no ver, sienten su presencia inevitable y certera pegada al rostro. A José lo conoció una tarde en que las frutas rodaban por el suelo del mercado. Ofrecían un espectáculo de colores variados ante los ojos impávidos del resto y ella, que andaba floja de penas, arrodilló su vergüenza sobre el tendal. La voluntad se le había acostumbrado a ceder ante lo irremediable, como las marcas que asomaban en un rostro aún joven sin que encontrase remedio para evitarlas. Detenerse frente al espejo a observarlas, especialmente luego de haber vivido una noche de amor para uno, se había convertido en un ritual. Corría entonces hacia la habitación, sacaba de un tirón las sábanas para lavarlas hasta que envejecían también sus dedos. No había caso. Aparecían en su cuerpo manchas violáceas que ningún jabón lograba quitar y sus piernas doloridas por la batalla nocturna, parecían gritarle que aún estaban vivas y listas para correr, aunque ella no supiese hacia dónde.
Don Carlos había sido claro durante la modesta ceremonia celebrada en el bar central del pueblo. Sosteniendo en alto su copa de vino exclamó, entre carcajadas, que cedía gustoso el puesto de domador de fieras, deseándole más suerte en el asunto de la que él mismo había tenido. La risa fue general, pero excluyó a María. Tal vez por ello, día tras día gestó la extraña y en ocasiones, absurda idea de reencontrarse con aquella niña del muelle para sudar envuelta en sábanas sin deseos de lavar.
Para quien debe huir, las tormentas en el mar terminan por ser una costumbre necesaria como lo es alimentarse, respirar o zambullirse en otro barco sin brillo antes de cumplir los veinte.
Cuando aquellas manos desconocidas recorrieron el suelo llenándose de frutos tuvo miedo de escuchar lo que sus entrañas gemían y echó a correr con el oleaje del agua bajo los pies como cuando la subieron al barco, embriagada de mareo por la paliza que su padre le ofrendó, tras descubrir el germen de la desobediencia en la muñeca que escondía entre sus ropas.
La lista de las compras comenzó a crecer conforme a sus ansias y se encontró buscando recetas exóticas que la obligasen a salir en busca de mercadería. No hubo lluvia que la detuviese ni hora que le pareciera tardía. La despensa se llenó de especias y la casa de aromas nuevos. Postres, tortas y mermeladas caseras decoraron una cocina que siempre había sido gris, a pesar del amarillo intenso que cubría las paredes. Fue el cuerpo de María quien habló rechazando cada inicio de gestación con naturalidad, haciendo caso omiso a la obsesión de aquél hombre, que reclamó por años herencia, hasta que comenzaron a golpear la puerta de la casa niños que suplicaban a viva voz apellido y dinero. Los perros hacían tal alboroto con sus ladridos y corridas que los vecinos comenzaron a quejarse sumándose a la gente que tocaba aquella puerta con reclamos. Sin embargo, nada conseguía alterar el ánimo de María. Concentrada en su cocina, ahuyentaba a los chismosos con un descaro dormido en ella hasta ese momento, para continuar probando sabores que degustarían dos. Al atardecer, cuando luces y sombras se confunden con la arboleda, agudizaba el oído para distinguir en el lenguaje de sus perros, la llegada de José.

Cuentan que cuando los niños dejaron de serlo, vieron a su esposo correr a medio vestir por la plaza del pueblo, mientras unos muchachos de idéntica agilidad lo perseguían. Nadie supo más de él, ni siquiera María que en este momento sostiene una muñeca de trapo sin brazos rotos, al tiempo que abre la cerca al hombre que ya no la salta, para besar vida en esos labios.



Más información en nuestras vías de contacto.
Conocé toda la oferta en Formación a Distancia que ofrece SIETE ARTES a través de nuestros Cursos y Workshops a Distancia 2017, accediendo a través del siguiente link:Http://sieteartescursos.blogspot.com.ar/
mail: cursos7artes@hotmail.com
whatsapp: 221-5669558

MURO DE ESCRITORES: "CAMINO" por Paula Daniela Farías



Durante todo el año se encuentra abierta la inscripción para los Workshops de artes a distancia del blog educativo Siete Artes, llevados a cabo en la plataforma virtual https://cursosarte17.milaulas.com

Nuestros Workshops y Cursos están dirigidos a aficionados y amantes del cine, las letras, las artes y las comunicaciones. Para participar en ellos no es necesario tener experiencia en el rubro, ni grados académicos previos.

Los workshops son una moderna propuesta para el aprendizaje, de modalidad intensiva en un día de duración y tenemos disponibilidad horaria para que puedas hacerlo compatibles con tu jornada laboral.






MURO DE ESCRITORES: 
"CAMINO"

por Paula Daniela Farías



En Noviembre del 2016, tuve la suerte de hacer el camino francés rumbo a Santiago de Compostela. Ese camino milenario, lleno de misterios, de paisajes maravillosos y de horas enriquecedoras de mi propia compañía, y la de otros, se transformó a lo largo del tiempo en una de las experiencias más importantes de mi vida. Nunca había vivido nada igual.
Comencé mi camino en León y desde ahí camine 311 kms hasta llegar a  la capital de Galicia.
Desde ese día, nunca volví a ser la que era. 

Solo aquel que alguna vez en la vida tuvo la valentía,  la suerte y la dicha de emprender el Camino, sabe de lo que hablo. 
Solo aquel que un día calzó su mochila en la espalda y empezó a caminar en dirección al oeste, sabe lo que se siente. 
Solo aquel que un día llegó a Santiago creyendo que finalizaba un camino y al llegar se dio cuenta de que en realidad ese día comenzaba otro, puede entenderlo.   

No vengo aquí a contar mi experiencia personal. Sería egoísta y no haría más que condicionar la visión de cualquier otro que aún no ha gozado de dicha vivencia. 
El camino es único para cada persona y cada uno tiene que vivirlo como tal. Ningún camino es similar al resto. 

Pero hay algo que puedo garantizarles que es igual para todos. 


Cada día se vale por sí mismo. 
No importa con lo que empieces;  ni tu indumentaria, ni si llevas el mejor equipo o el mejor calzado; si lo haces a pie, en bicicleta o a caballo; 
No importa si llevas mucho dinero en los bolsillos o solo unos pocos euros;  
No importa donde lo comiences y a decir verdad, tampoco mucho donde lo termines; 
No importa la cantidad de kms que hagas por día; si te venís entrenando hace un mes, una semana o si sos un improvisado; 
No importa si lo haces solo o acompañado;
No importa si lo haces por fines religiosos, culturales o por mera curiosidad; 
No importa si sos banquero, abogado, empresario o hippie; 
Si sos hombre o mujer; 
No importa si sos joven o viejo;  
No importa si ya lo has hecho o es la primera vez que oías hablar de semejante camino;  

No hay manera de que no te transforme. No hay manera de que el camino no te cambie.
Tu visión del mundo y tu manera de ver la vida; tu día a día;  tu manera de relacionarte con vos y con el resto. No hay manera. Por mucho que te resistas, no hay manera de salir igual. 

Ojala tengas la posibilidad de hacer un día ese camino, porque es algo que todos nos merecemos, al menos una vez en la vida. Si es que pasas por tierras españolas, francesas o portuguesas, no dejes de hacerlo, no importa el tramo, ni el principio, ni el fin, lo importante es que lo hagas ; y una vez que tengas que volver a ponerle "PLAY" a tu vida diaria, después de haberle dado esa hermosa pausa por unos días: 

Ojala  puedas vivir todos los días con la intensidad y la calma con la que viviste cada día, cada hora y cada minuto de esa experiencia. 
Ojala aprendas a recibir como una bendición cada deseo de "Buen Camino" que escuchaste de alguien que te vio peregrinar. 
Ojala puedas dar con el amor y el desinterés con el que ayudaste a cada peregrino que necesitó de tu ayuda. 
Ojala aprendas a escuchar con el tiempo que lo hacías,  cada vez que alguien llegaba a contarte una parte de su historia.
Ojala puedas aprender de vos mismo, como cada vez que te escuchaste hablando con otro de todo lo que ese camino te había enseñado en tan pocos días. 
Ojala puedas entender que Dios está en los ojos de cada persona que se acerca con una palabra de aliento, cada vez que alguien te guía porque ve que te has desviado del sendero correcto. 
Ojala aprendas a recibir con amor, con humildad y con la gratitud la ayuda de  los ángeles que aparecieron en tu trayecto,  como lo hacen en tu vida diaria con cada familiar, amigo o incluso meros desconocidos en los momentos donde te sentiste perdido  o tenías algún mensaje que escuchar o algo nuevo que aprender. 
Ojala que puedas ver cada día como único y maravilloso y que cada noche, al apoyar la cabeza en la almohada, puedas hacer un rebobinado de todo lo vivido y puedas agradecer por todo lo que te pasó. 



Ojala puedas agradecer por lo bueno y por lo malo. Si, también de lo malo, porque aunque no nos guste, es de esas experiencias donde más aprendemos. 
Ojala que cada día de sol, de lluvia y hasta incluso de nevada, puedas verlo como un regalo del cielo, para hacer tu camino más interesante y puedas valorar la magia oculta en cada uno de estos obsequios divinos. 
Ojala que de cada lugar al que llegues, te lleves lo mejor y dejes también una partecita tuya. 
Ojala conozcas personas de los países más remotos y aprendas que no importa el idioma que hables, siempre que hables de lo que sientas y lo hagas con el corazón, todos te van a entender. 
Ojala comprendas que no importa la religión que seas, ni el nombre que le pongas, DIOS es uno y está presente en ese camino más que nunca, pero que de la misma forma lo hace en tu vida, solo que a veces, en la vida cotidiana, con tanto "RUIDO", no lo podemos escuchar. 
Ojala aparezcan en tu camino todas las personas que te ayuden a crecer, ya que al final del camino, vas a darte cuenta que todos aquellos seres, fueron los que hicieron más enriquecedora esta vivencia. Sin cada uno de ellos, nada hubiera sido igual. 



Sea como sea que hoy emprendas este camino, no importan los kms que hagas, sino como los hagas. 
No importa la historia que traigas en esa mochila, ni los problemas que quieras dejar en esa piedra junto a la cruz de Ferro; no importa lo que vaya a suceder el día que esto se termine y tengas que volver a casa; lo que más deseo es que tengas el corazón bien abierto para recibir todo lo que este hermoso camino tiene para darte. 
Nunca vas a estar solo, siempre va a haber otro peregrino atrás  o adelante para cuando necesites compañía. Aunque la mejor compañía que vas a llevarte, es la tuya, la de vos mismo. Solo amándonos, aceptándonos, perdonándonos y valorando nuestra propia compañía, es que podemos disfrutar la de los demás. 

Deseo desde este rincón de la tierra, desde este rinconcito de mundo, como me gusta decir, que siempre tengas un BUEN CAMINO y que puedas ver la vida, como cada día vivido de ese hermoso camino hacia el fin de la Tierra (Finisterre) .
                                                                                                                                                                                                                     Fin




Más información en nuestras vías de contacto.
Conocé toda la oferta en Formación a Distancia que ofrece SIETE ARTES a través de nuestros Cursos y Workshops a Distancia 2017, accediendo a través del siguiente link:Http://sieteartescursos.blogspot.com.ar/
mail: cursos7artes@hotmail.com
whatsapp: 221-5669558